CAMBIOS

Cali, Julio 14 de 1996


Hay que dejar que el viento

inquieto (travieso) de la tarde

desordene las hojas de la vida.


Nada hay tan ordenado

que dure tanto tiempo

coherente.

Nada resiste el polvo,

las telarañas, el olvido

(y el olor a moho...)


Hay que desbaratarse

algunas veces

para volver a armarse.

No sirve de nada

estar intacto

No sirve de nada

lo ordenado.


¿ CERTEZAS ?


Sao Paulo, mayo 21/85

Reescritura : Cali, noviembre 94


No hay correo,

esta ciudad es una isla desencantada.

Un mensaje flota en la botella.

Náufrago, no consigue salir de mi cabeza.


No siento el mundo.

Aislada, voy cargando mi cuerpo,

vencido y desolado, hibernando su vida como muerto.

No siento el mundo, aunque el mundo afuera vive..

al menos la certidumbre de su existencia

aparece en los diarios

Dicen que existen cosas...

no las siento.


Es la muerte o... algo parecido,

Sólo ella puede darme

tanta certidumbres sin sensaciones.

Tanta información,  sin vivencias.

Es la muerte, digo,

que me quiere hacer creer que aún estoy viva.

Es la muerte, que me tiene prisionera,

y guardó este mensaje para ella.

Poesía